• Alejandra Orozco

Amatenango del Valle, paraíso de artesanías

EnelcaminodeTeopiscaaComitán,hayunparajequellamalaatencióndequienlotransite:estállenodecolores,formasytexturasquecaptanlaatenciónyquecualquieraquisieratenerencasa,esAmatenangodelValle.

Esta comunidad tseltal es reconocida por sus piezas de barro, mismas que las artesanasmodelan a mano y luego cuecen con leña a cielo abierto, técnica que denota una fuerteascendencia prehispánica.

Amatenango se ubica a 40 kilómetros de San Cristóbal de las Casas, y a 56 kilómetros deComitán de Domínguez, está casi en medio y es paso obligatorio entre estos dos pueblosmágicos, su parador carretero con venta de alfarería es una parada imperdible para el turismo que llega en autos particulares o camiones.

Aquí la mayoría de artesanas son mujeres, quienes saben desde niñas trabajar muy bien el barro, pero también el telar de cintura y saben hacer tortillas a mano; con el barro hacen palomas, gallos, lámparas, vasijas y platones, además de pichanchas, ollascubiertas de agujeros que cuando no sirven para lavar el maíz, antes de acarrearlo al molino, terminan siendo macetas.

También se le rinde homenaje a los jaguares que solía haber en la zona y que ahora existen en figuras de arcilla, trabajan en sus casas, en sus patios, comercializan sus piezas cocidas a cielo abierto y dejan que el sol se lleve la humedad de las mismas.

Juana Gómez Ramírez es prueba de ello,artesana tseltal originaria de este municipio que alguna vez perteneció a Teopisca, la artesana es famosa y sus piezas son reconocidas incluso fuera delpaís, fue su madre quien le enseñó desde pequeña el oficio de la alfarería: ollas, chimeneas y macetas en forma depaloma brotaban de su trabajo e imaginación.


Sin embargo, fue más allá y a los doce años realizó su primer jaguar, para esto primerose amasa el barro combinando la arena con el agua, lo cual se lleva alrededor de ochohoras.

Se empieza a moldear la figura, iniciando siempre por las patas, continuando con elcuerpo hasta llegar a la cabeza, después se hace el bruñido con piedra de río y lija, y sepinta combinando tintes naturales y pintura vinílica.

El felino deidad también aparece en otros objetos, como las ollas de la alfarería tradicional de la comunidad, la artesana combina sus rostros con flores girasol, va delineando la figura del jaguar sin un molde, y una vez concluida, se limpia y se afina con un cuchillo o una cuchara especial para quitar las imperfecciones.

Después se pule con una piedra caliente de río para darle la tersura final, a esta técnicase le conoce como el bruñido, que puede durar, dependiendo de la pieza, de dos a tres días.

Debido a las costumbres y tradiciones del lugar, no es posible tomar fotografías en laIglesia y a los santos cuando se realizan procesiones durante las festividades, así comoa las artesanas; en este último caso se recomienda solicitar autorización para hacerlo.

Se trata de una parada obligada para conocer la artesanía chiapaneca, la original, que brota de las manos de sus artesanas y es reconocida internacionalmente, además, la zona es famosa por sus elotes asados, la próxima vez que vayas por ese rumbo párate a apreciar estas obras de arte y consume local, comprando alguna de estas piezas.

Entradas Recientes

Ver todo