• Chef Caruga

Sin malbec no hay comida

Para el asado, las pastas o una picadita (botana). En Argentina el vino si es tinto mejor, está en todas las casas, dependiendo de los billetes del que fue a comprarlo. Hay desde baratos hasta caros, ni hablar pasados por madera o de marcas super conocidas.



En este caso hablamos de la cepa emblemática, el Malbec que nos remontamos al 17 de abril de 1853, cuando Domingo Faustino Sarmiento mandó a fundar la Quinta Agronómica marcando el inicio del vino Malbec a Argentina, con la llegada de las primeras cepas procedentes de Europa.


Posteriormente el gobernador Pascual Segura y Vicente Gil (su ministro de gobierno), presentaron el proyecto para realizar una quinta normal como la instalada en Chile.

En reconocimiento a la iniciativa se eligió celebrar el día del Malbec en esa fecha, un festejo a nivel mundial.


Cada descorche de un vino Malbec viene acompañado por un sabor inigualable y una larga historia, su origen es en la región francesa de Cahors y su cultivo se remonta a mediados del XIX.


Pese a tener un origen francés el vino Malbec es considerado emblema de Argentina, ya que logró adaptarse por contar sus suelos con las condiciones ecológicas adecuadas para su desarrollo.


Las regiones más emblemáticas donde se elaboran los vinos Malbec más excepcionales son: Mendoza con 80% de cultivo, Luján de Cuyo y Maipú.


Se tiene el dato que son 42.229 hectáreas que convierten a Argentina en el principal productor de Malbec.


En México por suerte tenemos una amplia variedad de vinos argentinos y Malbec para probar.


¡Un buen tinto y salud!

Entradas Recientes

Ver todo